La Justicia confirmó la condena perpetua para Bussi y Menéndez

Izquierda, Domingo Bussi, y a la derecha, Luciano Menéndez.

Izquierda, Domingo Bussi, y a la derecha, Luciano Menéndez.

La Cámara Nacional de Casación Penal rechazó hoy las apelaciones presentadas por los ex comandantes Antonio Domingo Bussi y Luciano Benjamín Menéndez, contra la sentencia que en 2008 los condenó a prisión perpetua por la desaparición y muerte del Senador Guillermo Vargas Aignasse en Tucumán la madrugada del golpe de estado del 24 de marzo de 1976.

El fallo fue dictado por la sala IV del máximo tribunal penal del país, que rechazó los recursos presentados por ambos condenados, según la resolución difundida hoy.

Las defensas de ambos represores habían planteado el recurso argumentando que los tratados internaciones que invocó el tribunal como fundamento de la sentencia “no pueden ser aplicados por los principios constitucionales de legalidad, reserva e igualdad ante la ley” y por ende, la calificaron de “arbitraria”.

Los camaristas de la Sala IV del cuerpo consideraron que “de la totalidad de los testimonios, así como del material probatorio acollarado en autos, se encuentra debidamente acreditada la existencia de los hechos imputados y la participación de los encausados en los mismos”. Además, indicaron que “las objeciones de las defensas se reducen a una valoración distinta de los elementos probatorios tenidos en consideración en la sentencia, sin que ello alcance para considerar errada la fundamentación de la misma”.

La decisión fue tomada por el máximo tribunal del país, integrado por Mariano González Palazzo, Gustavo Hornos y Augusto Diez Ojeda, quienes ratificaron que se trató de delitos de lesa humanidad y avalaron lo resuelto por el Tribunal Oral Federal de Tucumán que condenó a ambos represores el 28 de agosto de 2008.

“Resulta palmario entonces que, en la violación del domicilio de la víctima, su privación ilegítima de la libertad, la posterior aplicación de tormentos y finalmente su homicidio, tanto Bussi como Menéndez no intervinieron de propia mano en su comisión, sino que se valieron de la estructura militar regular bajo sus órdenes en virtud de los puestos jerárquicos que ocupaban”, consignó el
fallo de 90 carillas.

Ambos represores están acusados en otro juicio, que se lleva a cabo en la provincia de Tucumán, e investiga el secuestro y la desaparición de 22 personas en la provincia entre 1976 y 1977, que también tiene entre los acusados a los ex militares Albino Mario Zimmerman y Alberto Cattáneo, y los ex policías Roberto “El tuerto” Albornoz, Luis de Cándido y Carlos de Cándido.

Según cifras oficiales, 18.000 personas desaparecieron en Argentina durante la última dictadura militar, aunque organismos de derechos humanos afirman que las víctimas fueron 30.000.

Comments are closed.