Jaycee Dugard habla por primera vez en un video casero

Jaycee Dugard y su mamá, Terry.

Jaycee Dugard y su mamá, Terry.

Jaycee Dugard, la joven estadounidense secuestrada y violada durante 18 años por Phillip Garrido, hizo en la noche del jueves su primera aparición pública desde su liberación en agosto del año pasado.

“Hola, soy yo, Jaycee. Les agradezco a todos por su apoyo. Estoy bien”, declaró en el video doméstico.

“Ha sido largo el camino, pero logro salir adelante”, añadió Jaycee, de 29 años, en este documento en el que aparece junto a su madre y a su hermanastra. Se la ve en familia, vestida con vaqueros y blusa negra. La joven de pelo castaño acaricia dos perros antes de preparar dos pasteles de Navidad.

“Es la primera vez que adorno ‘galletitas’”, confiesa para justificar que no lo hace muy bien.

La joven aparece sorprendentemente normal en las escenas conmovedoras con la familia, a pesar de su terrible experiencia en manos de su captor. La declaración completa y el vídeo serán transmitidos al aire en ABC News a las 9 pm del viernes.

Es la primera declaración pública de Dugard desde su secuestro en 1991, cuando tenía 11 años. Jaycee estuvo en cautiverio por 18 años, período en el cual concibió dos hijas con su presunto captor, Phillip Garrido, de 58 años.

Las niñas compartieron el cautiverio de su madre, viviendo en tiendas de campaña y cobertizos escondidos en el fondo del jardín de Garrido, en Antioch, 70 km al este de San Francisco. Las dos hijas, de 12 y 15 años, que tuvo con su secuestrador, no aparecen en el vídeo.

Sus captores, Phillip Garrido y su esposa Nancy, de 54 años, están acusados de 29 cargos de felonía por el secuestro de Jaycee.

Dugard ahora vive en soledad con su madre, Terry Probyn, y las dos hijas de Dugard.

“Hemos lanzado este vídeo para que usted pueda ver que estamos bien y felices. Cuando tengamos algo más que compartir, lo haremos”, dice Probyn en el video. “Como madre estoy pidiendo privacidad en esta historia tan pública”.

Hasta ahora, su familia, que supuestamente vive en algún lugar del norte de California, había permanecido muy discreta. En el vídeo, también se ve a Jaycee Dugard montando a caballo ya que la equitación forma parte de una terapia que sigue desde que ha regresado con su familia.

Las autoridades sostienen que Dugard no quiere hablar con Garrido ni con sus abogados y ha tratado de mantener su paradero en secreto.

A fines de enero, la joven presentó una denuncia contra la administración penitenciaria, a la que acusa de negligencia en el caso de Phillip Garrido. Cuando éste la mantenía cautiva, estaba bajo intervención judicial tras haber cumplido una condena por violación.


Comments are closed.