Sarkozy postula a su hijo como dirigente del centro financiero francés

jean_sarkozy

El hijo de Sarkozy es el principal candidato a convertirse en administrador del mayor distrito de negocios de Europa, el entorno del mandatario salió a respaldar su postulación y su carrera política.

El hijo del presidente de Francia, Jean Sarkozy, tiene 23 años y aún no termina la carrera de Derecho en la prestigiosa Universidad de la Sorbona, pero es diputado regional y concejal de La Defense, el distrito financiero más importante del país, y uno de los mayores de Europa.

En él tienen sus sedes 2.500 empresas, entre las que se encuentran las compañías galas más punteras, y trabajan más de 150.000 personas. Se da la circunstancia que el padre de Jean, Nicolas, ya ocupó la presidencia de este consorcio público que gestiona los planes urbanísticos de este rico barrio.

“Jean Sarkozy no tiene menos derechos que otros. Ni más ni menos. Es un político como los otros. Y no será porque es el hijo del presidente de la República que tendrá menos derechos”, afirmó Henri Guaino, uno de los más influyentes consejeros del jefe de Estado en el Elíseo.

Su nombramiento, a partir de diciembre, al frente del Establecimiento Público de Urbanismo de La Defense (EPAD), organismo que su papá dirigió en 2005 y 2006, provocó una oleada de críticas hacia el “clan” del presidente francés, acusado por la izquierda francesa de “nepotismo”, sólo cuando faltan seis meses para unas elecciones regionales en las que la derecha quiere recuperar terreno.

El EPAD se ocupa de la política urbanística de las 160 hectáreas de La Défense, el mayor distrito de negocios de Francia, en el noroeste de París y uno de los más importantes de Europa, con tres millones de m2 de oficinas, 2500 empresas y 150.000 empleados.

En la misma línea se pronunció el primer ministro francés, Francois Fillon al afirmar que el presidente del EPAD “es elegido y no designado”. “El hecho de ser el hijo del presidente de la República no da más derechos pero tampoco menos”, afirmó, en tanto, Luc Chatel, portavoz del gobierno francés.

Por su parte, el joven Sarkozy se defendió a través de dos diarios de alcance masivo. En el medio gratuito Metro, él mismo se pregunta: “¿Acaso no tengo legitimidad para presentarme a una elección porque me apellido Sarkozy? Al mismo tiempo señaló que “desde el inicio” de su carrera política “nunca” fue “designado, sino siempre elegido”.

“Haga lo que haga, o diga lo que diga, seré criticado”, afirmó Jean Sarkozy al diario Le Parisien, que destaca la similitud con su padre en las expresiones, los argumentos y hasta el timbre de voz.

Comments are closed.