Boca y River se hunden cada vez más en una gran crisis

 

bocariver

La pobreza que demostraron los dos equipos más importantes de la Argentina en las canchas, en las que jugaron durante el presente Apertura y la Sudamericana, evidencia un mal momento inocultable.

Claro que entre los dos, el peor de los casos es el de River, que no juega nada, no tiene plantel para aspirar a algo y su entrenador es más que cuestionado por los hinchas.

El equipo volvió a perder y los hinchas insultaron a Pipo y a los jugadores en Sarandí. Cuando todos creían que iba a presentar su renuncia, desde su entorno se supo que no lo hará y que la decisión quedará en manos de los dirigentes. Ya convocó a sus dirigidos para que vuelvan a practicar el próximo martes. Igualmente, tiene las horas contadas en el club millonario.

De acuerdo a los números que arrojó la quinta fecha del Apertura, River tiene con 111 puntos en 81 partidos jugados, a 15 de Racing -96 en la misma cantidad de partidos-, que es junto a Gimnasia de La Plata el equipo que jugaría hoy la Promoción si se hubiera terminado la temporada.

River deberá sumar muchos puntos para llegar a la Copa Libertadores del año que viene pero también para no tentarse con mirar la tabla del descenso, en especial a raíz de la temporada pasada, en la que apenas hizo 41 puntos.

En efecto, de los equipos que están hoy en primera divisón, sólo Independiente, Rosario Central y Argentinos Juniors hicieron menos puntos durante el año pasado.

Boca lleva una ventaja en líneas generales: Basile todavía tiene respaldo de la gente y la recuperación futbolística es posible debido a que tiene equipo.

Sin embargo, a Boca no lo acompañan los números por capricho más que por incapacidad, mientras que al “millonario” no se le dan las cosas porque en el fútbol hay que tener un buen equipo para ganar y, sin dar demasiadas vueltas, no lo tiene.

Después de la derrota con Godoy Cruz en la Bombonera, el Coco se reunió con Carlos Bianchi, manager del club y Juan Román Riquelme y presentó la renuncia. Nadie lo confirmó oficialmente. En la semana, tras la eliminación de la Copa Sudamericana, el técnico había dicho que “si perdemos el domingo marchamos”.

Alfio Basile pensó que en la gira por Europa había encontrado “el 95 %” del equipo de memoria, ése que habla de confirmaciones de nombres y con el que él pretende trabajar siempre. Sin embargo, por bajos rendimientos y poca confianza en algunos recambios, el Coco en el torneo llegó a modificar el sistema táctico, del 4-3-1-2 (para él, ideal) al 3-4-1-2 que aplicó durante un tiempo en Tucumán, en la derrota ante Atlético.

Lo que más lo decepcionó a Basile fue que las charlas que mantuvo con el plantel, pidiéndole más “compromiso”, no tuvieron efecto. Y también notó cuánto perjudicaban al grupo las diferencias internas.

Las bajas respuestas individuales y colectivas en potencia, velocidad, falta de reacción y resistencia encienden una luz de alarma y obligan a revisar las planificaciones que se hicieron durante la pretemporada en Europa. Carlos Dibos, preparador físico, dijo en declaraciones a Fox Sports antes del partido con Vélez, en Liniers: “Pienso que podemos llegar a pagar el costo de la gira.

En nuestra otra etapa estuvimos trabajando quince días en Tandil, pero ahora no pudimos. Si quedamos fuera de la Copa (por la Sudamericana) vamos a trabajar mucho más fuerte en la semana, pero si seguimos, los jugadores deberán tomar ritmo sobre la competencia”.

Comments are closed.