Jaycee Lee Dugard: El caso que sorprende al mundo

collsecuestradores

Jaycee Lee Dugard desapareció cuando dos personas la metieron en un coche en su camino a la escuela en 1991, tenía 11 años. Estuvo cautiva en un precario jardín escondido en Antioch, cerca de San Francisco,a  170 millas (273 km) de su casa en South Lake Tahoe.

Desde su secuestro habría vivido con  Phillip Garrido, de 58 años, y su esposa Nancy Garrido, de 54.

Se sabe ahora que Garrido supuestamente violó a Jaycee Lee y tuvo dos hijas con ella, quienes tienen ahora  11 y 15 años, y que pasaron la mayor parte de su vida en cautiverio y nunca habían ido a la escuela ni habían visto un médico. Jaycee LeeDugard actuó por años como la hija del Sr. y la Sra. Garrido (tras haber sufrido un “lavaje de cerebro”), hasta que llegó a aceptar que era efectivamente su segunda esposa.

jaycee
Una de las carpas donde vivieron Jaycee y sus hijas

Los secuetradores fueron descubiertos después que la policía descubrió a Garrido mientras repartía literatura religiosa en la Universidad de California, con las dos niñas. Acción que levantó sospechas dado que, Garrido tenía una condena de  abuso sexual, y estaba en libertad bajo custodia, y el hecho de estar con niñas pequeñas llamó rápidamente la atención. Una agente de policía aseguró que las dos niñas que acompañan a Garrido actuaban como si fuesen “robots”.

La oficial de policía Ally Jacobs fue contactada por una persona que trabajaba en la Universidad que dijo:  “La muchacha más joven me estaba mirando directamente a los ojos y era casi como si estuviera viendo en mi alma. La niña mayor seguía mirando a su padre como en un estado de adoración. Tenían esa mirada extraña en sus ojos como zombis a los que le lavaron  el cerebro. Sus ropas eran como “La Familia Ingalls”. Sabía que algo no estaba bien “.

Finalmente, Garrido tomó a su hija mayor y le dijo: ” Estoy tan orgulloso de mis niñas. Nunca dicen malas palabras. Las educamos correctamente. Ellas no saben nada malo del mundo. ”

“Lo único que se me ocurrió fue llamar a su oficial de custodia. Cuando le mencioné a las hijas, dijo, “él no tiene hijas.”

Entonces  Garrido fue llamado por su oficial de libertad condicional para un sondeo supuestamente “de rutina”. Estaba acompañado por su esposa, las dos niñas y una mujer joven que respondía al nombre de Allissa. Luego se reveló que Allisa era en realidad Jaycee Lee Dugard…

Garrido le dijo a la policía:  “Detrás de todo esto hay una historia poderosa”. “Al principio fue algo asqueroso, pero me cambió la vida “, dijo.

Algunas personas que habían estado en contacto con  Garrido, dijeron que había desarrollado fuertes creencias religiosas. Los niños en el barrio lo conocían como “Phil, el raro”.

Garrido asegura tener una “caja” en su tienda que, según él, canaliza la voz de Dios. También tenía un blog donde dice tener la capacidad de hablar a la gente a través de su mente.

El propio padre de Garrido, Manuel, hizo una dura evaluación de su hijo. Dijo que su hijo está “absolutamente demente” y culpa de sus problemas a un accidente de moto cuando pasó de ser un niño “cómico y  gracioso” a alguien que se juntó con la gente equivocada y tomó LSD.

Garrido pasó los años 70 de una orgía a otra: viajes de LSD, uso de cocaína, fumar marihuana, hasta masturbación en público. Tenía 25 años cuando secuestró a una croupier de Las Vegas de un estacionamiento en South Lake Tahoe, la esposó, se drogó con ácidos y la violó en una unidad de almacenamiento en Reno. Fue condenado a 50 años de prisión por secuestro y violación, pero por razones que son todavía poco claras se le concedió la libertad condicional en 1988.

Garrido habia sido visitado por un oficial de libertad condicional después del secuestro de Jaycee, sin embargo, nada extraño en el jardín de atrás fue notado. El lugar donde estaba cautiva Jaycee estaba oculto por arbustos, papeleras y una lona.

La madre de Jaycee, Terry Probyn, había perdido las esperanzas de su regreso. Su padrastro, Carl Probyn, dijo: “La desaparición de Jaycee rompió nuestro matrimonio. He pasado por el infierno,  fui un sospechoso hasta ayer.”

El jueves, Jaycee vio a su madre por primera vez desde 1991. Tanto  madre como hija están evitando ser el centro de atención. Un asesor de San Francisco ha sido designado para ayudarla,  a ella ya su familia, en los primeros días del reencuentro. A pesar de que Jaycee Lee Dugard tiene 29 y es madre de dos niñas, su edad emocional es probablemente más joven dado que  ha sido totalmente imposibilitada de desarrollarse normalmente durante todo este tiempo, dijeron los expertos.

Las autoridades dicen que no saben aún si Jaycee alguna vez trató de escapar o avisar a alguien de su ubicación. Pero al parecer tenía posibilidades de huir. Su padrastro, dijo ayer: “Jaycee se siente muy culpable por la vinculación con este hombre” Esto ha llevado a especular que Dugard puede experimentar los síntomas del síndrome de Estocolmo, un trastorno psicológico en el que el secuestrado llega a sentir dependencia total, y con el tiempo, hasta de amor con su captor.

Hay sospechas de que  Garrido esté conectado a otros delitos no resueltos de asesinatos y desaparecidos. La policía está llevando a cabo intensas investigaciones para aclarar los presuntos delitos.

Comments are closed.