La UCR reunió a Giustiniani y a Carrió, y se alista para los comicios

ucr_morales_pic1
Luego de nueve años de distanciamiento, Carrió volvió a pisar la más importante cumbre radical para reforzar su compromiso con la UCR y con el Partido Socialista a casi dos meses de los comicios y fue recibida con aplausos y aclamaciones. “Alfonsín, Alfonsín”, vitorearon los cientos de dirigentes desde la tribuna radical mientras Carrió saludaba desde el escenario junto a Giustiniani y al hijo del ex presidente Ricardo Alfonsín, que se convirtió en la estella de la cumbre, luego del faltazo del vicepresidente de la Nación, Julio Cobos.
“Vengo en representación de una fuerza plural, integrada por muchos que crecieron en esta casa radical. Es muy importante este reencuentro, porque todos nosotros somos herederos de una fuerza histórica republicana que se fundó con Leandro Alem”, sostuvo Carrió, cuando tomó la palabra frente a los boinas blancas.
La dirigente, que rompió con la UCR en 2000 para formar el partido Afirmación por una República Igualitaria (ARI), recordó en su discurso buena parte de la historia del centenario partido y sus máximos representantes, entre ellos Raúl Alfonsín, de quien se declaró una hija que lo amó mucho, pero muy rebelde. “No quiero venir acá a hacerme pasar por militante radical, pero Alfonsín marcó mi niñez, mi adolescencia y mi menopausia. La última vez que hablamos me dijo que yo era inmanejable. ‘Igual que usted’, le respondi”, contó Carrió, desde el atril. La anécdota fue celebrada por los convencionales.
“Debemos, entre todos, curar heridas y cerrar discordias para devolver la honra a la Nación e imponer a la República donde haya autoritarismo”, señaló Carrió, en un discurso cargado de críticas al gobierno de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner. Giustiniani, por su parte, ofreció el compromiso para construir una alternativa ante un kirchnerismo agotado ante el rechazo de la sociedad y se esperanzó con que ese malestar se traduzca en votos para este frente no peronista el próximo 28 de junio. “La verdadera alternativa es la que está construyendo la UCR, el socialismo y la Coalición, y tiene como primera estación el 28 de junio, cuando tenemos que ganar para equilibrar las fuerzas en el Congreso y sacar las leyes que necesita el país”, remarcó el senador.
La próxima gran iniciativa de este polo opositor será en mayo próximo con un acto en el Gran Rex, curiosamente el mismo lugar donde hace menos de dos años lanzó su candidatura presidencial Roberto Lavagna en alianza con la UCR. La intención será hacer el lanzamiento formal de la campaña con la presentación de los principales candidatos, antes de poner en marcha una serie de recorridas por el interior del país y el conurbano bonaerense, uno de los ejes de la pelea de junio con las dos vertientes del justicialismo. “No se preocupen que para hacer campaña alcanza con nosotros”, ironizó Carrió al ser consultada sobre la chance de que Cobos sea buscado para actos proselitistas.

Bromas y ausencias

- La demora en la llegada Rubén Giustiniani, a la conferencia de prensa con Gerardo Morales y con Elisa Carrió motivó las más insólitas conjeturas de los radicales que concluyeron en que el santafesino estaba aún en pijama y ordenando la valija. “Imaginate lo que es la valija de un socialista: todo dobladito, planchadito y ordenado”, dijo entre risas uno de los principales dirigentes de la UCR que luego le comentó la broma al socialista.

- La participación de dirigentes opositores en la convención no convenció a un grupo de radicales que se ausentó al momento del discurso de Elisa Carrió: los bonaerenses Leopoldo Moreau, Federico Storani y otros dirigentes que nunca mantuvieron buena relación con la ex diputada, como Luis Changui Cáceres.

- El candidato a diputado Ricardo Alfonsín convocó a los radicales a luchar con esfuerzo para consolidar la recuperación del centenario partido. “Hay que poblar el Congreso de voces radicales”, arengó el hijo de Raúl Alfonsín.
La Gaceta/momento24.com